Rabino Sergio Slomianski - La Kehile

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTIKEHILE
 
BH
PARASHA REE
La Perashá de esta semana nos transmite una importante enseñanza de cómo manejar nuestras vidas. Todo lo que se encuentra en este mundo fue creado para ser utilizado por el hombre y depende de éste que cierta ocurrencia sea percibida como buena o mala. Esto quiere decir, que cada persona le da su sentido a las cosas que le suceden. Por ejemplo: para una persona el tener cierta cantidad de dinero puede ser una bendición, puesto que lo puede utilizar para realizar buenas obras. Sin embargo, otro podría utilizarla para hacer malas obras o para hacer que otros también las hagan, y esto se vuelve una maldición para sí mismo. Con respecto a esto está escrito en nuestra Perashá: "Observen que yo en este día les doy la bendición y la maldición", le dijo Hashem al pueblo. O sea que, este mundo será para ustedes una bendición en el momento que cumplan adecuadamente los preceptos y lo opuesto cuando lo dejen de hacer.

Se cuenta sobre un hombre, el cual tenía prohibido ingerir cualquier alimento que tuviera sal. Cierto día se dirigió a su médico alegando que no soportaba más una vida tan restringida como la que llevaba y pidió por favor que le diera de comer alimentos que contuvieran sal, pensó que de esta manera curaría su desesperación. El médico se dio cuenta del error de este hombre y que lo que pedía era porque no comprendía el daño que se  hacía a sí mismo. Pero el doctor, que sabía qué era lo bueno o lo malo para el enfermo, seguro que no le cumpliría ese pedido.
Lo mismo ocurre con nosotros. Pedimos a Hashem todo lo que nos parece que es bueno. Pero, ¿acaso el Todopoderoso con toda su bondad escuchará nuestras plegarias y no se fijará si realmente lo que pedimos es beneficioso o no para nosotros? Podríamos pensar que Jas veshalóm, D's no escucha nuestras plegarias y por eso no nos da lo que pedimos. La verdad  es que debemos creer que todo lo que Él nos envía es para nuestro beneficio, puesto que somos como aquel hombre que no sabe con certitud que es bueno o malo para él y necesita de su médico para darse cuenta de la verdad. Por lo mismo, necesitamos que Hashem nos abra los ojos y podamos ver lo que realmente es bueno para nosotros y estemos satisfechos constantemente con todo lo que Él nos provee.

 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal