Jaime Levit - La Kehile

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTIKEHILE
Parasha Koraj 5777
“Cargos no reconocidos”
Quizás suene como algo referente a dinero, pero a lo que nosotros nos queremos enfocar es cuando dejamos de reconocer a las personas cuando ocupan un cargo. Estas personas lo obtuvieron por medio de su talento, carisma, a su carrera universitaria y algunos otros factores que los convirtieron líderes comunitarios, en buenos maestros, en excelentes rabinos y algunos otros puestos. De repente nosotros nos pusimos celosos y nos llegó a nuestros pensamientos el  ¿Por qué yo no tengo ese cargo? Ahí es cuando empezó el problema, porque nosotros como judíos no debemos1 compararnos ni criticar a nadie en absoluto, lo que hay que hacer es esforzarnos para crecer y aspirar a ser mejores, tener los méritos y sabernos ganar las cosas y dejar de humillar y desacreditar a las personas.

De esta manera nos introducimos a la Parasha Koraj donde vemos lo que fue Koraj, fue sin duda una persona muy inteligente y respetada, quería ser un gran líder, pero el orgullo fue lo que lo traiciono. En esos tiempos ya existía un líder y era Moisés. Koraj lo empezó a desacreditar y a convencer a la gente para ir en contra de él, los resultados provocaron que Hashem se enojara y decretara a Koraj y a sus seguidores su muerte y así la tierra literalmente se los trago.

Muchas veces actuamos de la misma manera en que Koraj lo hizo y ocultamos nuestras verdaderas intenciones. En lugar de hacernos responsables de nuestras propias intenciones, culpamos a factores externos. La razón por lo que lo hacemos esto es porque nos sentimos inseguros, nos falta confianza en nosotros mismos y en Hashem para ser totalmente honestos, y por lo tanto, no tenemos el coraje para decir lo que realmente pensamos. Además de ser falsos, el problema de este enfoque es que no nos permite crecer y alcanzar la grandeza, sino que nos enfocamos en ver a los demás y no vernos en un espejo.
¿Queremos ser mejores?
Si, pues adelante, debemos esforzarnos, poner de nuestra parte y sobre todo ir mano en mano con Hashem y con la Torá y dejarnos de comparar con los demás.
Todos nosotros tenemos aspiraciones. Hashem nos da un carisma a cada uno de nosotros y es cuando él decreta en la festividad de Rosh Hashana nuestra parnasa de acuerdo a las acciones que hicimos durante el año. Frecuentemente nos sucede que no sabemos confiar en Hashem y ahí estamos en el error y lo que debemos hacer es pedirle que nos dé nociones para comprender a veces momentos que no nos han parecido en nuestra vida.
¡Shabat Shalom!

Regresar

 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal