Grafología Clínica - La Kehile

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTIKEHILE
 
HOGAR DISFUNCIONAL, VIOLENCIA Y FAMILIA
“INDICADORES DE ABUSO FÍSICO, SEXUAL EN NIÑOS Y ADOLESCENTES”
Drte. Shulem Gavriel Sansoube
Todas estas características forman parte también de lo que la teoría en habilidades sociales arroja en tanto la conducta pasiva, pues un escolar pasivo tiende al retraimiento, el mutismo se videncia si tiene que dirigirse a un adulto o a un igual, dentro de su escasa relación bien podría identificarse la falta de contacto ocular y una marcada inseguridad.  
   
CONDUCTA PASIVA/RETRAIDA
     
CONDUCTA AGRESIVA
     
CONDUCTA  ASERTIVA
     
COMPORTAMIENTO VERBAL:   -  Vacilante: "no, si yo..." - Con parásitos verbales:
     
COMPORTAMIENTO VERBAL: - Impositivo: "tienes      que..." - × Interrumpe, da      órdenes
     
COMPORTAMIENTO VERBAL: Firme y directo: "deseo", "opino  que..." "¿qué piensas...?”
     
COMPORTAMIENTO NO VERBAL: - Postura cerrada y hundida. - Cabizbajo a menudo.  - Ausencia de contacto visual. - Voz baja, tono vacilante. - Tiende al  alejamiento físico. - Puede evitar totalmente la situación
     
COMPORTAMIENTO NO VERBAL: - Postura erecta, hombros atrás. - Movimientos y  gestos amanerados. - Cabeza hacia atrás. - Mirada fija. - Voz alta. Habla  fluida y rápida. - Tiende a invadir el espacio del interlocutor
     
COMPORTAMIENTO NO VERBAL: - Expresión abierta del cuerpo. - Postura  relajada. - Cabeza alta y contacto visual. - Tono de voz firme. - Espacio  interpersonal adecuado
     
OTRAS CARACTERÍSTICAS: - Deja violar sus derechos. - Baja autoestima. -  No es capaz de tomar decisiones. - Se siente sin control. - No suele lograr  sus objetivos
     
OTRAS CARACTERÍSTICAS: - Viola los derechos. - Baja autoestima. - Se  siente sin control. - Toma decisiones por otros. - Puede lograr algunos  objetivos, pero dañando las relaciones (humilla, insulta...)
     
OTRAS CARACTERÍSTICAS: - Protege sus derechos y respeta los de los demás.  - Logra sus objetivos sin - ofender a los otros. - Buena autoestima. - Elige  por sí mismo/a. - Sabe empatizar. - Expresa lo que quiere con claridad

Ansiedad y miedos.
El maltrato infantil, ya sea físico o psicológico, tiene un gran impacto emocional sobre el niño, y va a influir en su posterior desarrollo como adulto. Durante los cinco primeros años de vida del niño es cuando se forma lo que será su personalidad, y el maltrato influye en gran manera en dicho desarrollo. El miedo, el dolor, la falta de seguridad y la impotencia que siente el niño maltratado dejan en él una serie de secuelas psicológicas que arrastrará a la edad adulta a menos que sea tratado por un profesional. Las secuelas más frecuentes son:
Baja autoestima: La autoimagen del niño se forma a partir de los mensajes que recibe de sus padres y sus allegados. El niño maltratado recibe siempre una imagen pobre de sí mismo, lo que se traduce en una baja autoestima acompañada de timidez y de falta de habilidades sociales a la hora de relacionarse con los demás.
Ansiedad y angustia: El niño maltratado se cría en un entorno en el que sus más allegados son quienes más miedo le producen.

Por ello, como adultos, es común que rechacen el contacto físico, la proximidad de otro y tengan dificultades en relacionarse y confiar en los demás.
Emocionalmente son incapaces de demostrar sus sentimientos, porque cuando niños solían ser obligados a esconderlos. Además tenderán a realizar sólo aquellas conductas que consideran que van a ser aprobadas por los demás, evitando así las consecuencias negativas derivadas del enfrentamiento.
También es habitual observar en los adultos que de niños han sido maltratados cuadros depresivos, ya que la privación afectiva que han sufrido durante su infancia, al no recibir el cariño, la comprensión y los cuidados necesarios cuando eran niños desemboca en una depresión, que muchas veces está disfrazada bajo otras conductas como alcoholismo, ludopatía, comer en exceso, etc.
Problemas en la escuela o fracaso escolar.
La influencia negativa en un niño, repercute en su rendimiento escolar. La timidez del niño, no ayuda, pues éste sólo va a la escuela, sin indicar ninguna presencia, generalmente está desmotivado, ausente, deprimido o ansioso, factor que no contribuye en su educación académica.
El factor de ser lastimado físicamente, al igual que emocionalmente, aunado a  la baja autoestima, el pertenecer a una familia disfuncional, en el que prevalece el maltrato y violencia, éstos se vuelven inestables, lucha por poder de los conyugues, provocan en los niños conductas de agresión, aislamiento, desinterés, inexpresividad,  temor, indisciplina.
Regresar
 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal