Grafología Clínica - La Kehile

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTIKEHILE
GRAFOLOGIA CLÍNICA.
HOGAR DISFUNCIONAL, VIOLENCIA Y FAMILIA
“INDICADORES DE ABUSO Y VIOLACIÓN”
Dr. Shulem Gavriel Sansoube
11. CUESTIONES LEGALES.
11.4  Efectos psicológicos del proceso.
Consecuencias familiares y sociales.
La violación de una menor afecta a todo el núcleo familiar llegando a la descomposición de la familia por completo al no saber tratar este tema. Por ello, el acudir todos a una terapia familiar suele ser la mejor opción. En ella se tratan abiertamente todas las inquietudes, desde la culpabilidad que tienen los padres por no haber podido proteger a su hija de un crimen tan atroz a la de la víctima por haber sufrido un delito sin poder evitarlo.
Si la víctima es la pareja, afecta a toda la relación, no solo a la parte sexual, sino también a la afectiva. Es muy difícil explicar a tu pareja todo lo que hizo el agresor contigo porque ves que va a sufrir más de lo que sufre ahora, pero en este caso la comunicación es fundamental para el entendimiento y superación del trauma.
No en vano, uno de los factores de peor pronóstico para la recuperación de una víctima de una violación es estar casada, por las dificultades que esto conlleva a la pareja.
Y, por último, la etiqueta de persona violada que te pone la sociedad hace que la recuperación sea más difícil. La gente puede que te mire raro por la calle, que se aleje y que no lo entienda. Lo peor es que justifican tu agresión por cómo ibas vestida o porque habías bebido, para no tener que pensar que cualquiera de nosotras podemos ser víctimas, para no tener miedo.
Factores que facilitan la violación
Se suele decir que las mujeres vamos provocando con nuestra forma de vestir o con nuestra forma de bailar. Que nos convertimos en víctimas por beber o volver solas a casa, pero lo cierto es que el único factor que hace que seas víctima de violación es que seas una mujer.
Y eso es algo que no podemos cambiar, es nuestro género el que nos convierte en víctimas y no nada de lo que hagamos, porque nada puede cambiarlo. En lugar de culpabilizar a las víctimas por cómo van vestidas o por qué iban solas por la calle, lo que debemos de hacer es educar a nuestros hijos en que haga lo que haga una mujer no es propiedad los caprichos de un hombre.
Haga lo que haga una mujer, haya bebido o no, no la convierte en objeto y sobre todo no cambia el significado de las palabras, porque un NO SIEMPRE SIGNIFICARÁ NO. Y haga lo que haga un hombre, el beber no será la excusa para cometer el delito, porque la bebida, al igual que no cambia el significado de las palabras, no cambia a la persona, que sigue siendo responsable de sus actos.

Imagen 1
Letra de un menor de edad que vivió maltrato familiar y abuso.



Nota: Tiene problema de integración, la forma de escribir en el espacio gráfico lo demuestra, líneas de escritura en serpentina, tachaduras y reimpresión de la escritura en desorden.

Imagen 2
Letra de una joven abusada y que sufrió violencia intrafamiliar.



Nota: Se puede ver en la letra, en los espacios interlineales la invasión, y la baja autoestima al tener rasgos inflados además de la agresión en su persona.
Regresar
 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal