Gamp Coaj - La Kehile

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTIKEHILE
Es tu momento de salvar la vida: Heimlich
Escrito por: Andrea Munguía Glusman, Madrija de GAMP “Coaj”
Siempre hemos observado en las películas, revistas, videos, etc. que la manera de ayudar a alguien que se está atragantando es con la “Maniobra de Heimlich”, ¿pero en verdad sabemos qué es? Si nos encontráramos en esa situación, ¿podríamos realizarla efectivamente? Heimlich es un procedimiento de emergencia que ha salvado la vida de miles de víctimas cada año. Por ende, es crucial que todos aprendamos a identificar los síntomas de un atragantamiento y sepamos responder ante él. Son pocos los minutos que determinan el destino de las personas en atragantamiento así que nosotros debemos hacerlos valer.
Una obstrucción de la vía aérea puede ser ocasionada por varios factores incluyendo sangre, vómito, tejido dañado después de una herida fuerte o cuerpos extraños como comida y cosas pequeñas. La consecuencia del bloqueo va a ser una asfixia provocando que el oxígeno no llegue a donde es necesario (lugares como el cerebro y los pulmones). Al cabo de 4 minutos sin oxígeno la persona puede llegar a tener daño cerebral irreversible o incluso morir.
A continuación, te explicamos cómo identificar un ahogamiento, cómo hacer Heimlich en casos ordinarios y también en casos especiales (niños pequeños, embarazadas, obesos o personas en sillas de ruedas). Es importante comprender que antes de realizar cualquier protocolo debemos llamar una ambulancia o pedirle a alguien que active el Sistema Médico de Urgencias para que en lo que nos esforzamos por ayudar a la víctima, vengan profesionales médicos en camino.
¿Cómo reconozco un ahogamiento?
Existe una gran diferencia entre una persona que tiene una obstrucción parcial y una severa. En el caso de la parcial, la persona todavía va a poder inhalar mínimas cantidades de aire sin embargo va a presentar signos de disnea (dificultad para respirar): la respiración se va a escuchar ruidosa con una tos productiva y fuerte. ¡Cuando nos enfrentamos ante una obstrucción parcial debemos dejar al paciente continuar con la tos! Si la persona ya está intentando expulsar el cuerpo extraño (por medio de la tos), es importante que no se interfiera con ello.
Por otro lado, podemos reconocer una obstrucción total de la vía aérea cuando la víctima no puede hablar, se agarra desesperadamente la garganta, su cara se torna azul (cianosis) y hace movimientos exagerados para intentar respirar. Hay que tener en cuenta que después de un tiempo estos pacientes pueden caer inconscientes. Cuando vemos los signos anteriores de asfixia total, es el momento en el que debemos actuar y realizar la maniobra de Heimlich.
¿Cómo hacemos Heimlich?
Antes que nada, se le debe preguntar a la persona “¿Se está ahogando?”, después de esto no esperamos una respuesta verbal pero usualmente nos dirán que sí con la cabeza. Luego nos identificamos como personas capaces de ayudarlos para intentar tranquilizarlos.
A continuación, se muestra la maniobra paso por paso:
1. Colocarse detrás de la víctima posicionando un pie entre sus piernas y recargando al paciente sobre nuestro propio cuerpo. Esto va a permitir que podamos tener control y soporte del paciente.
2. Rodear la cintura con las manos y con ellas localizar dos dedos arriba de su ombligo. Hacer un puño con nuestra mano fuerte y colocar nuestra otra mano sobre éste.
3.    Presionar el abdomen con movimientos rápidos en forma de “J” desde abajo hacia arriba, haciendo presión hacia nosotros.
4.    Continuar hasta que la persona expulse el objeto, caiga inconsciente o lleguen paramédicos especializados.
Si es que expulsa el objeto, se coloca en posición de recuperación que mantiene las vías aéreas permeables.

Excepciones:
Van a existir casos especiales en los que la maniobra se va a realizar de diferente manera. Éstos casos son en personas con obesidad, embarazadas, personas en silla de ruedas y niños menores de dos años.
Con las personas obesas y embarazadas se sigue el mismo protocolo que ya mencionamos, pero las compresiones se darán dos dedos arriba de la unión de las costillas (el esternón) en vez de dos dedos arriba del ombligo.
Para las personas que estén en silla de ruedas se darán las compresiones sentados ya que usualmente las sillas tienen espacio para meter las manos debajo del descansa brazos. Sin embargo, en el caso de que no lo tengan, se acuesta la persona en el suelo y se dan en el esternón.
Finalmente para los niños menores de dos años, se sostienen boca abajo firmemente asegurándose que su cabeza esté ligeramente más abajo que los pies. Se dan 5 golpes rápidos con el talón de nuestra mano en su espalda, se voltea y se dan 5 compresiones con dos dedos en la zona del esternón. Después de un ciclo se revisa la boca del niño y se repite hasta que expulse el objeto, caiga inconsciente o lleguen paramédicos especializados.
La Maniobra de Heimlich en verdad es muy fácil y efectiva. No podemos ignorar el hecho de que vivimos riesgos que le pueden suceder a cualquiera, en dónde sea. Existe una probabilidad de que podamos encontrarnos con esta situación y por eso todos debemos de saber cómo actuar. No se necesita ser profesional médico para salvar una vida, son procedimientos que cualquiera puede realizar y de tal manera evitar lo fatal. Ahora que tienes el conocimiento, es tu deber hacerlo.

 
 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal